Mebendazol

MEBENDAZOL:

Este es un medicamento lombricida, que mata parásitos. Se usa para tratar los casos de parasitosis por lombrices intestinales (nematodos), uncinarias (anquilostoma), oxiuros, tricocéfalos y otro tipo de parásitos.
Viene envasado en forma de tabletas masticables. Por lo general, se toma 2 veces al día, en la mañana y en la noche, durante 3 días o como una dosis única. Se puede masticar las tabletas, tragarlas enteras, o molerlas y mezclarlas con alimentos. El tratamiento puede tener que repetirse en un período de 2 a 3 semanas.
Antes de comenzar a tomar mebendazol:
• dígale a su doctor y a su farmacéutico si usted es alérgico al mebendazol o a otros medicamentos.
• dígale a su doctor y a su farmacéutico qué medicamentos con y sin prescripción usted está tomando, especialmente carbamazepina (Tegretol), fenitoína (Dilantin) y vitaminas.
• dígale a su doctor si usted tiene o alguna vez ha tenido enfermedades al estómago o al hígado.
• dígale a su doctor si está embarazada, tiene planes de quedar embarazada o si está amamantando.
Los efectos secundarios de este medicamento no son comunes, podrían llegar a presentarse:
• diarrea
• dolor de estómago
• Farmacocinética:
• Absorción: Después de la administración oral, aproximadamente el 20% de la dosis alcanza la circulación sistémica, a causa de la completa absorción y al metabolismo presistémico amplio (efecto de primer paso). Las concentraciones plasmáticas máximas se observan generalmente entre las 2 y 4 horas, después de la administración. La dosificación con alimentos ricos en grasa permite un modesto incremento en la biodisponibilidad del mebendazol.
• Distribución: Mebendazol se enlaza a las proteínas plasmáticas en un 90 a 95%. El volumen de distribución es de 1 a 2 litros/kg, indicando que el mebendazol penetra en el espacio extravascular. Hecho avalado con los datos encontrados en pacientes con terapia crónica (por ejemplo, 40 mg/kg/día por 3-21 meses) que muestran niveles del fármaco en los tejidos.
• Metabolismo: El mebendazol oral se metaboliza primaria y ampliamente en el hígado. Las concentraciones plas¬máticas de la mayoría de sus metabolitos (formas amino y amino hidroxiladas) son considerablemente más altas que las del mebendazol. Daño en la función hepática, en el metabolismo o en la eliminación biliar pueden inducir niveles plasmáticos elevados de mebendazol.
• Eliminación: El mebendazol, sus formas conjugadas y sus metabolitos probablemente experimentan cierto grado de recirculación enterohepática y se excretan en la orina y en la bilis. La vida media de eliminación después de una dosis oral es de 3 a 6 horas en la mayoría de los pacientes.
• Farmacocinética de estado estable: Durante la dosificación crónica (por ejemplo, 40 mg/kg/día por 3-21 meses), las concentraciones plasmáticas de mebendazol y la mayoría de sus metabolitos se incrementan, dando como resultado una exposición más alta de aproximadamente tres veces en el estado estable comparada a la dosis simple.
• Los estudios farmacocinéticos señalan que después de la administración oral, la quinfamida se absorbe escasa e irregularmente en el tracto digestivo, estudios in vitro en sangre total humana señalan que la escasa fracción de la dosis que se absorbe se hidroliza en metabolitos menos activos en menos de dos minutos.
• Farmacodinamia: El mebendazol interfiere con la formación de la tubulina celular en el intestino del parásito, específicamente uniendo a la tubulina y causando cambios degenerativos ultraestructurales. Como resultado, la fijación de glucosa y las funciones digestivas del parásito se interrumpen hasta el punto de desencadenar un proceso autolítico.
• La quinfamida es un dicloroacetilquinolinol con actividad sobre la forma móvil de Entamoeba histolytica actuando en la luz del intestino. La quinfamida ejerce su acción antiamebiana inmovilizando al trofozoito e incapacitando su propagación.
Se recomienda una sola dosis de tratamiento y evitar la ingesta de alcohol durante el día de tratamiento
RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA
No se use en el embarazo y la lactancia.
No existen datos sobre el uso combinado del mebendazol y la quinfamida durante el embarazo o la lactancia.
las reacciones adversas observadas están clasificadas conforme al reporte de frecuencia, utilizando la siguiente clasificación:
Muy frecuente (> 1/10).
Frecuente (> 1/100, 1/1,000, 1/10,000, < 1/1,000).
Muy raro (< 1/10,000) incluyendo reportes aislados.
Sistema linfático y sangre:
Muy raro: neutropenia (con el uso prolongado de dosis persistentemente por encima de las recomendadas).
Sistema inmunitario:
Muy raro: reacciones de hipersensibilidad como reacción anafiláctica y anafilactoide.
Sistema nervioso:
Muy raro: convulsiones en niños.
Sistema gastrointestinal:
Muy raro: dolor abdominal, diarrea (esos síntomas también son resultado de la infección intestinal por si misma).
Desórdenes hepatobiliares:
Muy raro: hepatitis y pruebas de función hepática anormales (con el uso prolongado de dosis persistentemente por encima de las recomendadas).
Tejido subcutáneo y piel:
Muy raro: necrólisis epidermal tóxica, síndrome de Stevens-Johnson, exantema, angioedema, urticaria, rash.
Sistema renal y urinario:
Muy raro: glomerulonefritis (con el uso prolongado de dosis persistentemente por encima de las recomendadas).
Se ha relacionado con el uso de la quinfamida cefalea, náusea, flatulencia y dolor abdominal. La mayoría de las veces estos efectos han sido de intensidad leve y transitoria.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO
El tratamiento concomitante con cimetidina puede inhibir el metabolismo de mebendazol en el hígado, resultando en un aumento en las concentraciones plasmáticas, especialmente en tratamientos prolongados. Por lo tanto, se recomienda la determinación de dichas concentraciones a fin de permitir ajustes en las dosis.
PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD
El mebendazol en dosis orales ha mostrado actividad embriotóxica y teratogénica en ratas y ratones. No se observaron efectos sobre la reproducción en los otros animales estudiados.
Evaluaciones de toxicidad de una sola dosis en múltiples especies revelaron que el mebendazol es bien tolerado y tiene un amplio margen de seguridad. Dosis orales repetidas dieron como resultado toxicidad crónica en ratas a dosis de iguales o mayores de 40 mg/kg, mostrando alteración en el peso hepático con ligero edema centrolobulillar y vacuolación hepatocelular, y alteración en el peso testicular con cierta degeneración tubular, descamación y marcada inhibición de la actividad espermatogénica. No se observaron efectos carcinogénicos en ratones o ratas. No mostró actividad mutagénica en estudios de genes in vitro. Las pruebas in vivo no demostraron daño en la actividad estructural del cromosoma. Los resultados de las pruebas con micronúcleos mostraron efectos aneugénicos en las células somáticas de mamíferos por arriba del umbral de concentración plasmática de 115 ng/ml. Se ha observado una actividad embriotóxica y teratogénica en ratas embarazadas con dosis únicas a partir de 10 mg/kg (dosis tóxica materna). Efectos teratogénicos y fetotóxicos se han observado en ratones con dosis tóxicas maternas iguales o mayores a 10 mg/kg. No se observaron efectos dañinos sobre la reproducción en las otras especies animales estudiadas.
Los estudios de mutagenicidad con quinfamida han sido negativos.

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN
Orden
Tabletas: La dosis es una sola toma de dos tabla , la dosis es la misma tanto para adultos como para niños mayores de 10 años.
Suspensión:
Niños de 3 a 6 años: 10 ml de suspensión pediátrica, una sola toma.
Niños de 7 a 9 años: 10 ml de suspensión infantil, en una sola toma.
No requiere dieta especial ni laxantes.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL
Síntomas: En caso de sobredosificación accidental, pueden presentarse espasmos abdominales, náusea, vómito y diarrea.
Tratamiento: No hay un antídoto específico. Se sugiere un lavado gástrico con una solución acuosa de permanganato de potasio de 20 mg/100 ml. Si se considera apropiado puede administrarse carbón activado.

About these ads

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Eyerim
    nov 19, 2010 @ 04:29:09

    Buenas noches!!! solo quisiera saber que por cuanto tiempo se debe de administrar el Mebendazol? y en el caso de una embarazada con que otro antihelmintico se puede sustituir??

    Responder

  2. jakycel
    nov 21, 2010 @ 11:33:28

    por 28 dias ,No se han realizado estudios adecuados sobre la administración de mebendazol en mujeres embarazadas. Y el uso de este medicamento sólo se acepta en el caso de que no exista otra alternativa de tratamiento más segura. No se conoce si el mebendazol pasa a la leche materna en cantidades significativas ni los posibles efectos que puede producir en el lactante. Se debe consultar al médico sobre la conveniencia de recibir este medicamento durante la lactancia.

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: